domingo, 29 de septiembre de 2013

Alimentos para el hígado


Entre los numerosos factores que influyen en la producción de energía de las células de nuestro cuerpo, uno muy relevante es el de la limpieza interna del organismo. Ésta es fundamental para que el metabolismo se realice de la manera más eficiente. El órgano encargado de realizar esta depuración es el hígado, ya que una de sus funciones es la de filtrar la sangre que proviene del intestino, evitando así la concentración de impurezas en el organismo.

El hígado es como el laboratorio que utiliza nuestro cuerpo, ya que interviene en el metabolismo de todos los nutrientes y desempeña una serie de funciones vitales, como son:


  • La síntesis de proteínas plasmáticas a partir de los aminoácidos.
  • Produce las etapas finales de la bilis, (segrega aproximadamente un litro diario) elemento que es fundamental para la digestión de las grasas.
  • Le brinda al cuerpo factores de coagulación.
  • Almacén de vitaminas y glucógeno. El hígado regula el metabolismo de los carbohidratos, el glucógeno del hígado es el encargado de almacenar el combustible (glucosa) para que las células puedan producir la energía que el organismo necesita.
  • El depuramiento de la sangre, (desintoxicación del cuerpo), transformando las toxinas y sustancias extrañas en metabolitos que serán eliminados por los riñones. El hígado es el filtro que nuestro cuerpo tiene para evitar que las toxinas mermen las funciones de otros órganos, por eso es muy importante mantenerlo en buen estado, porque a menor nivel de toxinas trabaja mejor el cuerpo, nuestro estado de salud es mejor y se incrementa nuestra calidad de vida. 

Para mantener en buen estado nuestro hígado es necesario evitar tener malos hábitos alimenticios, como alimentos chatarra, productos light, alimentos con conservantes químicos, alimentos fritos, bebidas alcohólicas, alimentos cárnicos, embutidos, mariscos, grasas industriales, lácteos y alimentos que contengan azúcar refinado. 

Existen una serie de alimentos que tienen propiedades curativas y regenerativas que actúan en este órgano y que ayudan a protegerlo de sustancias nocivas y toxinas producto de malas elecciones alimentarias, como son los siguientes: 


  • Alcachofa, nísperos y cardos: estos tres provocan un aumento en la secreción de bilis y mejoran su vaciamiento al intestino. El aumento de la secreción biliar  favorece porque aumenta la desintoxicación del cuerpo, es por eso la importancia de esta propiedad.  También limitan la absorción del colesterol.
  • Alimentos que favorecen el cuidado y protección del hígado son: la endibia, la escarola, el rábano, las patatas, la lecitina, ciruelas, tapioca, tamarindo, aceite de oliva, cereza, uva, manzana, cebolla, fresa, hortalizas, legumbres, berenjena y papaya.


0 comentarios:

Publicar un comentario