martes, 25 de junio de 2013

Esfigmomanometría y sonidos de Korotkoff

Los sonidos oídos durante la medición de la presión sanguínea no son iguales a los latidos del corazón, (que se deben al cierre de sus válvulas). 
En una persona normal, al colocar la membrana del fonendoscopio sobre la arteria radial sin hacer presión no se oirá ningún sonido. Esto se debe a que el flujo de sangre es laminar (no turbulento) y no produce ningún sonido audible. 

Cuando inflamos el brazalete (manquito) de un esfigmomanómetro se insufla hasta alcanzar una presión por encima de la presión sanguínea sistólica del paciente.  Al estar el manguito inflado no se oye ningún sonido. Esto se debe a que la presión en el brazalete es suficientemente alta para ocluir totalmente el flujo de sangre por la arteria. 

Cuando la presión cae a un nivel inferior de la presión sanguínea sistólica del paciente, se oye el primer sonido de Korotkoff. Como en ese momento la presión en el brazalete es igual a la presión producida por el corazón, una cierta cantidad de sangre pasa a través del brazo. Esta sangre, fluye a chorro cuando la presión en la arteria se eleva sobre la presión en el brazalete y después vuelve a caer, provocando una turbulencia que se manifiesta en un sonido audible. 

A medida que desciende la presión del brazalete, se oyen fuertes ruidos de golpeteo mientras esta presión está entre la sistólica y la diastólica, pues la presión arterial se mantiene elevándose por arriba y volviendo a caer por debajo de la presión en el brazalete. 

Cuando la presión del brazalete decae, los sonidos cambian en calidad, hasta llegar al silencio que ocurre cuando la presión del brazalete cae por debajo de la presión sanguínea diastólica. En este momento, el brazalete no proporciona ninguna restricción al flujo de sangre, permitiendo que la sangre pase sin turbulencias y sin producir ningún otro sonido audible. 



El médico ruso Nikolai Korotkov (Korotkoff) describió cinco tipos de sonidos: 


  • Primero: es el sonido de rotura, oído primero en la presión sistólica 
  • Segundo: son los murmullos oídos en la mayor parte del espacio entre las presiones sistólicas y diastólicas. 
  • Tercero y Cuarto: se oyen en presiones dentro de 10 mmHg sobre la presión sanguínea diastólica, descritos ambos como "golpeando pesadamente" y "acallando". 
  • Quinto: es el silencio que se oye a medida que la presión del brazalete cae debajo de la presión sanguínea diastólica. 



La presión sanguínea sistólica es tomada como la presión en la cual el primer sonido de Korotkoff es oido por primera vez, y la presión sanguínea diastólica es la presión en la cual registramos el quinto sonido de Korotkoff (silencio). 
*En niños se determina la presión diastólica en el cuarto sonido de Korotkoff.


0 comentarios:

Publicar un comentario